El Gobierno exige a Puigdemont que dé marcha atrás antes del jueves

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, lamenta “profundamente” que Carles Puigdemont haya decidido “no contestar” a la notificación que le mandó el pasado miércoles para aclarar si se había declarado la independencia de Catalunya o no. “El requerimiento [del Gobierno central] constituye una llamada a la claridad política, para que todos los ciudadanos de Catalunya y del resto de España sepan con certeza cuál es la situación institucional entre la Generalitat y las instituciones del Estado”, le dice Rajoy en la carta de respuesta que le ha mandado. Y advierte al dirigente catalán: si agota el plazo total, que acaba el jueves a las diez de la mañana, y no ha contestado de una manera clara a su petición, Puigdemont será “el único responsable” de la aplicacion del artículo 155Un precepto, añade Rajoy en su misiva, que “no implica la suspensión del autogobierno, sino la restauración de la legalidad en la autonomía”.

La Constitución permite en ese artículo que el Gobierno asuma algunas competencias autonómicas para restaurar el orden constitucional.

Respuesta a las peticiones de Puigdemont

En la carta que este lunes ha salido de Moncloa hacia la Generalitat, el jefe del Ejecutivo central comenta algunas de las reclamaciones que Puigdemont le ha hecho en su respuesta. Así, Rajoy señala que no puede aceptar que hable de “conflicto histórico entre el Estado español y Catalunya”. “Nunca en toda su historia los ciudadanos de Catalunya han gozado de más libertades, de más autonomía política y financiera que durante esta etapa democrática”, escribe. A juicio del dirigente conservador, el único conflicto que existe en este momento en Catalunya “es un conflicto de legalidad”.

En cuanto a los resultados del referéndum del 1 de octubre, el líder del PP dice que no quiere ni siquiera comentarlos, y sobre la comparecencia del jefe de los Mossos y los dirigentes de las asociaciones independentistas esta mañana en la Audiencia Nacional, Rajoy responde que no puede “interceder, ni siquiera valorar, las actuaciones de otros poderes del Estado”.

Y sobre la referencia que hace Puigdemont al deseo de la “mayoría del pueblo catalán” de “emprender su camino como país independiente en el marco europeo”, el presidente conservador le quiere “recordar” que “tanto las instituciones comunitarias como los gobiernos de los distintos estados miembros” han expresado “con rotundidad” su posición contraria a la independencia.

Comparecencia de Santamaría

En la Moncloa, pocos minutos antes de conocerse la carta de Rajoy, ha comparecido la vicepresidenta y ministra de Asuntos Territoriales, Soraya Sáenz de Santamaría, que ha señalado que el llamamiento al diálogo de Puigdemont le resulta “poco creíble” y que sigue teniendo en su mano volver a la legalidad y no “tensar la situación al límite”. En cuanto a la petición de una reunión con Rajoy, Santamaría considera que el marco donde debe darse el diálogo es el Congreso de los Diputados.

Mientras tanto, el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, ha señalado desde Bruselas que la carta del ‘president’ “no constituye una respuesta al requerimiento”. “No ha suministrado la claridad que se le pedía. Yo creo que han prevalecido digamos las influencias más radicales y ahora vamos a ver como sigue desarrollándose la cadencia de los acontecimientos”, ha señalado, informa Silvia Martínez.

El primero en pronunciarse esta mañana tras conocerse la carta de Puigdemont fue el popular Xavier García Albiol. El presidente del PP catalán afirmó que la carta demuestra que “pretende reventarlo todo”, ya que el texto no aclara si proclamó o no la independencia en el Parlament el 10 de octubre.

Ir a contexto

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *